Música

Triciclo Circus Band prende al Foro Hilvana

Llegó la noche que muchos fans de la banda estaban esperando, la noche en la que Triciclo Circus Band se presentaría en el Foro Cultural Hilvana.

Por Ixchel Fenoy | Cristhian Mena

@FenoyIxchel @cristhianmena

Pero antes de recibirlos, tuvimos el honor de disfrutar cerca de las 22:30hrs a Los Kamer, una banda instrumental que combina los ritmos de los Balcanes con Jazz, Swing, Western, Klezmer, Gypsy, música tradicional mexicana y ritmos latinos, la base es el balkan un género musical de Europa del este; en ocasiones se llega a confundir con el ska por la sonoridad de los metales, pero lo que ellos tocan es una fusión de varios géneros.

Sin duda, una banda llena de energía, efusividad y buen ambiente; la gente bailaba, brincaba y unos cuantos coreaban sus canciones. Hubo un momento en el cuál pudimos presenciar a una bailarina con un estilo gitano que se instaló en medio del público.

Deleitaba a más de uno con sus movimientos y una profunda mirada.

Alrededor de las 23:30, todos los asistentes estaban ansiosos con la llegada de Triciclo, en cuanto la banda subió al escenario, todos se volvieron locos con gritos de euforia y emoción al escuchar el saludo de los integrantes a todos los presentes, agradeciendo su asistencia.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Triciclo Circus Band 🤘🏻 . . #foroculturalhilvana #triciclocircusband . . 📸@chinis.fotografias 📸@cristhian_mena

Una publicación compartida por OR Noticias Mx (@ornoticias) el

Con un foro casi lleno, pudimos escuchar “Amanece”, “Ojos”, “Volar”, “El amor”, “Lady”, “Matrioshka”, “Allez, allez”, “Y si mañana”, que levantaron aún más el ánimo y la euforia del público asistente.

Antes de iniciar con “Mundo de Sofía”, Preisser y y Krustofsky preguntaron quienes sabían cantar afinadamente, eligieron a cuatro personas del público que levantaron la mano y quienes tuvieron la oportunidad de subir a cantar con la banda.

Durante el concierto, un par de veces, Pedro Krustofsky decidió bajar a convivir y cantar con el público, quienes agradecieron dicho acto. Y llegando al final, Ale Preissier, decidió bajar del escenario “como en los viejos tiempos”, con algunos integrantes de la banda, e interactuar y tocar junto a todos sus seguidores “No corro, no grito, no empujo”, generando con esto, un ambiente de fiesta total, diversión y felicidad, como sólo ellos saben hacerlo y cerrando de la mejor manera esa gran noche en el Hilvana.

Artículos relacionados

Back to top button