Teatro

Más pequeños que el Guggenheim regresa a la CDMX al Teatro Xola

Sus personajes simplemente están ahí, asumiendo de la mejor manera una vida que no es ni remotamente lo que esperaban.

Cuenta la historia de cuatro amigos desempleados que buscan en el teatro una manera de aliviar su soledad. Al concluir sus estudios de teatro, Sunday y Gorka deciden probar suerte en Europa. Tres meses les bastan para regresar, no volver a hacer teatro y dejar de verse durante diez años. Ahora se han reunido y planean hacer una obra que les devuelva el sentido a sus vidas. A esta tarea se unirán Al, un albino bizco y huérfano; y Jam, el cajero de un minisúper que sueña con ser actor.

Más pequeños… versa sobre la imposibilidad de la escritura mediante la escritura, lo cual nos hace pensar en El libro vacío (1958), de Josefina Vicens (1911-1988), que trata sobre lo difícil que es escribir una novela y, al mismo tiempo, está siendo su escritura por medio de la no-escritura. Con Ricaño ocurre lo mismo, sólo que desde el lado del teatro, entre luces, una escenografía minimalista y cuatro personajes: Sunday (Adrián Vázquez), Gorka (Agustín Morgan), Jam (Hamlet Ramírez) y Al (Miguel Corral), bajo la dirección del mismo dramaturgo; así es como comienza a tejerse un imposible de escribir una obra de teatro siempre con la amistad como el principal eje: construye el teatro desde la amistad.

Todo inicia a partir de un viaje, mismo que podría simbolizar el viaje homérico, el viaje de la vida de cada ser humano que tiene una historia que contar: “Sunday: ¡A chingar su madre, puto país de mierda!/ Gorka: Gritamos cuando despegó el avión, convencidos de que nunca íbamos a regresar. Pero regresamos en tres meses.”. Este diálogo es fundamental, puesto así conoceremos lo que verdaderamente influyó para que volvieran los amigos a México. Tras su regreso fundan la compañía “Domingo Auxilio Martínez Producciones” e integran a dos no actores a trabajar con ellos: Al y Jam. Ellos cuatro intentarán conseguir dinero para que el estreno de su obra sea posible. El intento de conseguirlo nos muestra las distintas características de los personajes, sus problemas sexuales, sus problemas amorosos, sus problemas económicos y sus aficiones, que no harán otra cosa que fortalecer el vínculo de amistad entre ellos, pese a que Gorka trate mal a Jamplet (porque es tonto) y a Albino (por su falta de pigmento en la piel) en más de una ocasión. Este conflicto dramático encuentra eco en una sociedad contemporánea carente de respeto y a la que parece que nos acostumbramos más a vivir día con día. La amistad, entonces, se va construyendo a medida que se conocen aspectos personales, los lazos afectivos comenzarán a unir a los cuatro personajes de Ricaño. De ninguna manera caerán en la cursilería romántica, sino más bien darán pinceladas de afecto que los unirán más conforme se abran sentimentalmente al otro.

Más pequeños… es una obra con un sentido nacional (más no nacionalista), porque abreva de otras tradiciones y se erige como un ser independiente, autónomo, en la pluma de un joven que aspira a seguir los pasos de su amigo, de su maestro, Emilio Carballido. A veces el pato nada… es un dicho que debemos completar con el amigo, con el otro, es la parte de un todo como la compañía de los colegas, de los maestros, de la gente de diario que nos sonríe y nos pregunta “¿Qué tal?”, es una parte tan sólo de algo mayor que no podemos dejar pasar. Jorge, el papá de Gorka tenía un dicho a la mitad y son los amigos de su hijo los que lo completan: A veces el pato nada y a veces ni agua bebe.

Dramaturgia y dirección: Alejandro Ricaño
Elenco: Adrián Vázquez, Austin Morgan, Hamlet Ramírez y Rodrigo Hernández

¿Donde? Teatro Xola Julio Prieto Av. Xola No. 809, Colonia Del Valle, Alc. Benito Juárez, Ciudad de México
¿Cuando? Del 3 marzo al 26 de mayo de 2020.
¿De a cuanto? Boletos: Entrada general $350.

Artículos relacionados

Back to top button